sábado, 18 de junio de 2011

Ishi...

El Gran Valle es más grande que la mayor de las praderas. No uno, sino muchos ríos atraviesan trazando vueltas y curvas.
Las encinas crecen altas y cargadas de bellotas. ¡ Y las hierbas cubren la tierra !



En un tiempo, el pueblo del valle y los ciervos del valle engordaban aquí y había gran cantidad de ellos. Ahoran engordan los sàldu y sus vacas. ¡ Muchos sàldu !. están en todas partes... ¡ demasiados sàldu !...

PD.- Sàldu : Hombre blanco.

.- Fragmento extraído del libro ISHI, El último de su tribu , de Theodora Kroeber.

7 comentarios:

la granota dijo...

Sí, hay que filtrar mucho del mito del buen salvaje, pero me llama, me llama...

Oréadas dijo...

Gran destructor el hombre.
Un beso

Pekas dijo...

GRANOTA... es una pequeña y tierna joya...

ORÉADAS... y cada día me cuesta más darle una nueva oportunidad..
;-)) Un beso...

Mayte dijo...

Equilibrio...le llaman algunos, otros rompen el orden de la belleza natural sin apenas saberlo...sin apreciar la caja de pandora que han abierto.

Pekas dijo...

Tenemos demasiados miedos, de aquello que desconocemos...

Un abrazo desde las montañas...

Antropólogaenlaluna dijo...

Hola! Buscando información sobre Ishi, encontré tu blog. No sé si conoces también al Hombre del agujero, otro indígena que es el último de su tribu... pero que vive hoy en día en soledad, como Ishi en su día.
Bueno te paso el link de mi post sobre Ishi y este hombre: http://unaantropologaenlaluna.blogspot.com/2011/11/ishi-y-el-hombre-del-agujero-los.html

Carlos Gallego dijo...

Recuerdo a Ishi por la lectura de los libros de Fred Bear... aventuras de cazadores con arco en épocas y lugares sugerentes.
He sido muy aficionado al arco y las flechas... sobre todo en campo soltando cuerda sobre alpacas de heno.
Magnífica actividad para relajar mente y espíritu.
Saludos cordiales.