lunes, 30 de enero de 2012

LA FÓRMULA PREFERIDA...

"Quizá era porque allí imperaba una calma que yo jamás había experimentado. No es que simplemente no hubiera ruido, sino que unas capas de silencio llenaban el corazón del profesor cuando vagaba por el bosque de lo números, indiferente a los cabellos caídosy al moho que todo lo invadía.

Era un silencio transparente, como un lago escondido en el fondo de un bosque."


"Pues bien... le seré franca. Tiene trastornos de memoria. No es que esté ido. Digamos que las neuronas le funcionan normalmente, pero hará unos diecisiete años se le averió una parte del cerebro y perdió la facultad de recordar las cosas. Se golpeó la cabeza en un accidente de tráfico. Su memoria se acaba en 1.975.  Desde entonces, por más que intente acumular nuevos recuerdos, se le borran enseguida. Recuerda teoremas y fórmulas matemáticas que él mismo descubrió, pero no es capaz de recordar lo que cenó anoche.
Para entendernos, es como si en su cabeza sólo pudiera ponerse una cinta de video de ochenta minutos. De tal manera, que si graba encima de esa cinta, los recuerdos anteriores grabados hasta entonces van desapareciendo. La memoria de mi cuñado no dura más de ochenta minutos. es decir, para ser exactos, una hora y veinte minutos. "

PD.- Fragmentos extraídos del libro "La fórmula preferida del profesor", de YOKO OGAWA .

5 comentarios:

Mayte dijo...

La memoria fragil, en el mundo de los números, de los momentos mágicos que se evaporan...¿qué seriamos sin memoria? tantas posibilidades como vida.

Beso-te.

la granota dijo...

Lo leí hace tiempo y me pareció tierno, sencillo y entretenido.

Pekas dijo...

MAYTE... tanta vida como posibilidades.. ;-))) tanta memoria... tantos hermosos recuerdos.. que uno sólo quiere que seguir llenando ese baúl ;-))

Un beso lleno de memoria....

GRANOTA... un buen libro... sin duda.. ;-)))

Oréadas dijo...

Uff la memoría cuantas veces en este último año me doy de bruces con esa bella palabra y a la vez tan hiriente cuando se pierde.
Con un giro de 360º tu post me recordó a dos libros que leí reciéntemente "La soledad de los números primos" y "No confíes en nadie".
Un besito pequeño saltamontes :)

Pekas dijo...

ORÉADAS... un besico desde la orilla del mar... a ver si me paro un rato y puedo leer alguno de esos bellos libros... Un abrazo enorme....