martes, 21 de mayo de 2013

HERÓDOTO...

"Heródoto viaja con el fin de encontrar una respuesta a su pregunta de niño: cómo es que en el horizonte aparecen naves? de dónde han salido? de qué puerto han zarpado?. O sea que lo que vemos con nuestros propios ojos, no es aún el límite del mundo? hay otros mundos todavía? cómo son? Cuando crezca, querrá conocerlos. Aunque más vale que no crezca del todo, que conserve un poco de ese niño curioso que es, pues sólo los niños plantean preguntas importantes y de verdad quieren aprender.
Y Heródoto, con su entusiasmo y apasionamiento del niño, parte en busca de esos mundos. Y descubre algo fundamental: que son muchos y que cada uno es único.
E importante.



Y que hay que conocerlos porque sus respectivas culturas no son sino espejos en los que vemos reflejada la nuestra. Gracias a esos otros mundos nos comprendemos mejor a nosotros mismos, puesto que no podemos definir nuestra identidad hasta que no la confrontamos con otras.

Por eso, después de hacer este descubrimiento -otras culturas como espejo en que mirarnos para comprendernos mejor a nosotros mismos-, cada mañana a la salida del sol, incansablemente, Heródoto reanuda su viaje." 

Ryszard Kapuscinski .- Viajes con Heródoto. 

4 comentarios:

Mayte dijo...

Un viaje sin palabras, que nutre, que vibra...en el camino del alma.

Gracias.

Joaquín dijo...

El libro de Kapuscinskies una joya. Los seis libros de Herodoto lo son todo.
Me alegra comprobar que seguimos coincidiendo en lo que pmerece la pena :)

Pekas dijo...

MAYTE.. no lo sabes tu bien.. ;-)

Un abrazo desde las montañas.. !!!

JOAQUIN...me alegra pues.. :-)

Tienes razón. El libro de Kapuscinski.. brutal.. todo un gran descubrimiento... :-)

Un saludo desde un mundo, que vale la pena.. !!!

Darilea dijo...

Como Herodoto que los demás niños sigan buscando respuestas, aunque mejor sino la encuentran, mientras hay búsqueda hay esperanza, a veces las respuestas llevan a una gran desilusión.
Un besito Pekas, ;) gran libro