martes, 27 de marzo de 2012

ADIÓS INVIERNO...

Para muchos, la Primavera es una estación a la que nos acojemos como un renacimiento después de los rigores del Invierno. Antiguamente, para los chinos, el Invierno era la estación del recogimiento.

En el Invierno, uno debería de "hibernar", meditar, volver a su propio centro. Como si se tratara de una semilla, nuestra energía vital, tan concentrada, se desplegará en la Primavera. Es la estación de la exteriorización, de la auto-expresión, la subida de la savia, el esparcimiento del polen, la naturaleza se embellece.  
Es la estación a la que alaban los poetas, celebrada por los enamorados, es como un bálsamo, es alegría, claridad después de un largo Invierno. Recibiendo la Primavera, estamos acogiendo un renacimiento. Un día el bosque aparece gris, casi sin vida. Y al día siguiente los rayos de sol, proyectan su cálida luz sobre las ramas repletas de brotes.


En la Primavera, el Nei Jing Su Wen dice : "El Universo está de parto y la ceación en pleno resplandor. Uno se acuesta tarde, se levanta pronto, sale de su hogar, se desata el pelo, se pone cómodo, disfruta de la vida. Es la época en que la vida se da, no se retira; uno se ofrece, no roba; uno recompensa, no castiga. El Camino ( Tao ), en respuesta a la Primavera, se cuida del nacimiento. "



PD.-  Nei Jing su Wen, escrito por Huang Di, el "Emperador Amarillo", es la obra más representativa de la Medicina Tradicional China. ( Año 2.600 aC ) .

3 comentarios:

Oréadas dijo...

:-) La primavera la sangre altera.
Besitos

Mayte dijo...

La primavera llena de luz...incluso a los amantes del invierno...como yo.

Beso-te.

Pekas dijo...

ORËADAS... MAYTE.. que se me os habiáis escapado..;-)))

Un abrazo primaveral.. lleno de nuevos resurgires.. ;-)))