martes, 20 de marzo de 2012

SENCILLEZ...

Había una vez un emperador que quería elegir como primer ministro a su súbdito más sabio y prudente. Tras una serie de difíciles pruebas, sólo quedaron tres candidatos.

"He aquí el último obstáculo, el último desafío, -les dijo-. Se os encerrará en una sala. La puerta tendrá una cerradura muy complicada y sólida. El primero de vosotros que consiga salir será el elegido."


Dos de los postulantes, que eran muy sabios, se pusieron enseguida a hacer arduos cálculos. Alineaban columnas de números, trazaban complicados esquemas, diagramas herméticos. De cuando en cuando, se levantaban, examinaban la cerradura con aire pensativo y regresaban suspirando a sus trabajos.

El tercero, permanecía en una silla sin hacer nada. Meditaba.
De repente, se levantó, fue a la puerta y giró el pomo.

La puerta se abrió y el se fue.


PD.- "La felicidad Zen" de Henri Brunel.

3 comentarios:

dM dijo...

Siempre la más sencilla es la mejor de las respuestas.
Saludos!

foskari dijo...

sshhhhh!!!! estoy meditanto!!!!... gracias...

Pekas dijo...

DM.. pues sí.. creo que si.. ;-)))

Un saludo..

FOSKARI... ud por aquí.. ???
:-OOOOOOOOO

Pues nada.. medite.. medite ...
Un abrazo cálido y "sencillo".. ;-)